Mucho se ha escrito sobre el poder de la mente, el poder de los pensamientos positivos, de la ley de atracción, Superación personal, auto ayuda, libros que han convertido en multimillonarios a sus escritores.

 

 

 

 
Escribir sobre las bondades y misterios de la mente es muy lucrativo, además de fortalecer el sistema de conciencia artificial creado por Satanás, las energías mentales y sus deseos, son la fuente que alimenta este mundo competitivo, injusto y materialista, lo único que le importa a la mente codiciosa es obtener el éxito, el poder, la belleza y las riquezas, no importando cuanto daño se le esté haciendo a los demás, incluyendo el destruir el medio ambiente y los seres vivos que habitan el planeta tierra.
 
Hasta el momento, en toda la historia de la humanidad, jamás hombre alguno, había dicho que el sistema de conciencia mental, es la semilla de la maldad de Satanás sembrada en el hombre, es el árbol del conocimiento del bien y del mal que alejó al hombre de su verdadero Dios y Creador.
 
Cuando una verdad no es conocida, porque se ha mantenida oculta, se presta para poder engañar, mentir y manipular creando o inventando teorías, la verdadera naturaleza humana no tiene un par de opuestos, son muy pocos los seres humanos que viven desde su espíritu para servirle a través de la fe a su creador, la mayoría vive desde el sistema de conciencia mental, sirviendole al mundo, y por supuesto a Satanás, creyendo que le están sirviendo al verdadero Dios que les dio la vida, el mismo Dios que les ofrece su Salvación.
 
Con las revelaciones transmitidas por los dos testigos del Apocalipsis 11, queda más que claro, que es sistema de conciencia mental, no es algo natural en el ser humano, el sistema de la dualidad mental, fue creado, para que tan sólo unos pocos fueran los privilegiados, y los demás sus esclavos, es la dualidad: luz - oscuridad    ricos - pobres    amos - esclavos, este sistema funciona de igual manera en cualquier sistema de gobierno, sea este Capitalista, Monárquico, Socialista, o Comunista, en ninguno de ellos hay libertad plena, en cada uno de ellos existen las clases altas dirigentes privilegiadas y existen los esclavos.
 
Controlan al mundo, porque ocultan secretos, controlan al mundo porque aún no se había levantado el velo, controlan al mundo, porque convirtieron a la humanidad en fanáticos y creyentes de mentiras, engaños y manipulaciones, controlan el mundo, porque prefieren creer en las mentiras, que en las verdades reveladas aún presentando cientos de pruebas, esta ignorancia y terquedad, hará que sean muchos los que se pierdan en el fin de los tiempos.
 
Una vez sea destruido el sistema de conciencia mental en el hombre, todo regresará a la normalidad, en el nuevo Reino de Dios, cada ser humano vivirá desde su espíritu en donde no existen los opuestos, y por ende no existirán las injusticias, porque la codicia y la avaricia no volverán a existir jamás, es el fin del sufrimiento para los verdaderos hijos de Dios, será el fin para los gobernantes, los magnates, los Imperios caerán como un castillo de naipes.
 
Tienen preparado un Nuevo Orden Mundial con un costo muy alto: la desaparición de la tercera parte de la humanidad, lo que no sabe la gente fanática de sus falsos líderes espirituales, es que sí no regresan al verdadero Jesús, estarán al lado del anticristo, sin percatarse de este gran fraude, perderán no sólo sus vidas, sino que también estará en peligro la salvación de su propia alma, son los tiempos en que están fortaleciendo el sistema de conciencia mental, unificando sus opuestos, a esto le llaman: cambio de conciencia, o ascensión, los falsos Pastores cristianos, le llaman: EL evangelio de la prosperidad económica.
 
El nuevo Orden mundial, no es otra cosa, que más de lo mismo, es la misma esclavitud de siempre, pero ahora viene reencauchada, pero Dios con toda su Sabiduría, le da tan sólo 42 meses de gobierno a la bestia que comandará este gran magnicidio, después de este tiempo, satanás será vencido junto a su enviado y sus seguidores, el sistema de conciencia mental habrá sido destruido, y se estará hablando del comienzo del milenio de Jesús, la especie humana maligna, ya habrá sido destruida.
 
Las Monarquías, las aristocracias, los Capitalismos, Socialismos, comunismos, en general ninguna élíte privilegiada volverá a Gobernar ninguna Nación, dejarán de existir las diferentes clases sociales, en donde unos pocos lo tenían todo, y el resto de la humanidad sufría debido a su codicia, egoísmo y maldad.
 
Se librará una muy fuerte guerra entre las tres religiones nacidas en Jerusalén, allí estarán presentes las mayores potencias del mundo con su fuerte armamento, cada uno de los distintos grupos irá tras el control Global, que tan sólo les durará 42 meses profetizados por el Creador, muchas muertes, plagas, hambre, miseria, persecuciones y sufrimiento, vendrán antes del fin, que pena por las personas que no creyeron en lo revelado por los dos enviados de Dios.
 
Quienes dicen ser cristianos, pero a la vez le sirven al sistema de conciencia mental deseando las cosas de este mundo, en realidad son hijos de Satanás y no se han dado cuenta, en primer lugar se encuentran sus líderes, quienes amasaron grandes fortunas comercializando el Sagrado nombre de Dios, pero el Padre de los cielos, tiene prometido que el Juicio Final comenzará dentro de su misma Iglesia.
 
Respecto a quienes son los buenos y quienes son los malos, estos se encuentran en cada uno de los rincones del planeta tierra, se encuentran dentro de cada una de las religiones o filosofías del mundo, dentro de cada uno de los sistemas de gobierno, no existe tan sólo una religión en donde se pueda decir que todos sus integrantes son buenos, allí se encuentra Satanás invitando a obrar el mal, a través del chisme, el egoísmo y la codicia.
 
No permitan que se les engañe, cuando les hablan de que viene un gobierno global en donde se eliminará la pobreza, y de que cuidarán el medio ambiente, este discurso lo están transmitiendo cada uno de los gobernantes del mundo, es el mismo discurso del Papa bestia Francisco, es una distracción, muy pronto comenzará la tercera guerra mundial como el preliminar de lo que serán los eventos del fin de los tiempos, la religión Universal luciferina, tan solo durará 1260 días.
 

Profecía de Benjamin Solaris Parrivicini:

 

Suena la Campana: Un Jesuita será el Papa del fin del mundo, observen la letra J, dentro de la campana, J de Jesuita, en la parte superior se encuentra la letra X, el símbolo de las llaves cruzadas del vaticano.

 

En la figura se puede ver con claridad dos personalidades en una sola, la divide la serpiente, es el símbolo de que el último Papa, es el enviado de satanás, el brazo sostiene la hoz de la muerte, si se invierte la imagen, se podrá ver la letra F de Francisco, el otro brazo sostiene el tenedor símbolo de las tinieblas.

 

Afuera de la campana hay 5 lineas o rayas, el Papa Francisco elegido en la quinta votación, y si se le suman las 8 rayas que hay dentro de la campana suman 13, papa elegido un día 13, y la suma del número 1 al 13 es 91, el número de la Gematría de Francisco.

 

El texto correspondiente a la imagen no puede ser más elocuente, se refiere a la gran mentira de la personalidad del Papa Francisco, viene el fin del mundo y por ultimo se refiere a la segunda venida de Jesús.

 

Aportes:

 

                         rubendarisaristi@hotmail.com

 

                                El Espíritu Rubén López.

                                 El Profeta del Altísimo

                                    Armenia Quindío.

                                Colombia Sur América.

 

                        Los números del fin del mundo.

                        Gematría: 27 letras 27 números.

 

            Rubén López: Sangre descendencia de Yeshua.

 

           La Roca de la Creación: La Roca de La Salvación.

 

                                     2 Samuel 22:32

 Pues ¿Quien es Dios, fuera del Señor? ¿Y quien es Roca, sino sólo                                        nuestro Dios?

 

El Santo Grial: Yeshua El Verdadero Jesús: Sobre esta Roca Edificaré                                           mi Iglesia.