El consumismo mental.
El consumismo mental.
 
Si se desea dejar este mundo para vivir desde el espíritu se debe derrotar el consumismo mental, el sistema de conciencia mental está diseñado para que las personas deseen todo lo que ofrece este mundo para que unos pocos puedan ser los privilegiados de siempre, cada día los pobres más pobres y los ricos más ricos.
 
El consumismo mental es una verdadera plaga psíquica que provoca graves trastornos emocionales y físicos, del consumismo los hombres formaron un estilo de vida muy dañino, quienes la padecen compran de manera crónica toda clase de productos de manera compulsiva sin pensar antes, si realmente tienen necesidad de lo que están adquiriendo, muchas veces no se fijan en la calidad, o compran lo más caro por considerarlo de mejor marca, tampoco se fijan en la durabilidad, el único deseo que sienten es el de comprar, así al poco tiempo tengan que ir estos productos inútiles al cesto de la basura, o son archivados en un armario durante años, sin darles ningún tipo de uso.
 
Quienes padecen de consumismo mental, fue por que fueron débiles y permitieron que la publicidad diseñada para un sólo objetivo, que es el de hacer que las personas compren sus productos de manera compulsiva, les lavaron su cerebro, compran por comprar, no se fijan en las necesidades reales y básicas, la publicidad a través de mensajes subliminales los empujan a adquirir lo que les están ofreciendo, así no lo necesiten.
 
En el fin de los tiempos es muy delicado continuar padeciendo de esta grave enfermedad mental, en lo único que se debería invertir es en alimentos no perecederos, incluso si se tienen lujos innecesarios se deberían de vender y adquirir productos de primera necesidad, el consumismo es uno de los peores males creados por el sistema materialista de esta injusta civilización, el mantener con vida el consumismo, es lo que hace que se mantenga con vida este mundo creado por Satanás.
 
Por encima del consumismo mental, deben de estar las necesidades más básicas, como lo son el amor en el núcleo familiar, el Internet separó a las familias, los hijos se separaron de sus Padres y viceversa, se debe de pensar primero en la seguridad, en la prevención, en la libertad, la alegría, pero por encima de todas estás cosas se debe de pensar en la Salvación del alma, el consumismo no permite que seamos seres espirituales, más bien nos conduce a aferrarnos más a este mundo que está pronto a desaparecer, el desapego hacia todas las cosas materiales debe de ser la prioridad, los materialistas cuando pierden lo que tienen, mueren en vida, por que sus posesiones materiales eran lo que los mantenían con vida, Un verdadero Cristiano debe saber que lo más importante es la vida espiritual que es lo que garantiza la vida eterna.
 
La moda de los consumidores compulsivos, es la de gastar el dinero mucho antes de recibirlo, o sacar prestamos bancarios pagando intereses, para adquirir lujos innecesarios para estar a la par de los demás, así funciona el sistema infernal capitalista, se gastan todo lo que tienen, y no piensan en tener un pequeño ahorro para poder afrontar cualquier eventualidad, el derroche a estado por encima de su propia seguridad y la de su familia.
 
El consumismo lo causa esta sociedad de manera deliberada y muy bien pensada, las industrias y corporaciones, y el sistema de créditos y bancos, invierten grandes fortunas cada hora, para que su publicidad llegue a todos los rincones del planeta tierra, su publicidad constante es agresiva, sugestiva y manipuladora, el único objetivo es el de convencer a los consumidores para que compren lo que estos hábiles comerciantes ofrecen.
 
Lo más natural, y lo más sano, es poder sobrevivir, quienes han sabido vivir con lo más básico, son quienes tienen más probabilidades de sobrevivir ante los eventos del fin de los tiempos, quienes han vivido a las anchas, derrochando todo lo que tienen para acomodarse a un estilo de vida alto y privilegiado, no sabrán lo que es vivir con lo más mínimo, esta especie está pronto a desaparecer, ellos mismos decretaron su extinción.
 
El mundo materialista, ha llevado a muchos seres humanos, a ser muy codiciosos, los ha llevado a herir, maltratar, y hasta matar, con el único fin de conseguir lo que ellos necesitan, el deseo de consumir debe de ser derrotado si se desea abandonar este mundo, antes de que sea demasiado tarde.
 
La publicidad de manera muy ingeniosa hace que las personas se sientan feas o pocos agraciadas, les muestran cuerpos y caras perfectas, y ellos les ofrecen la solución para hacerlos sentir mejor, el mundo de la publicidad nunca le dicen la verdad, jamás le dicen que usted es un ser perfecto, y que como Dios lo envió al mundo está bien,  que no necesita de las cosas que ofrece este mundo para poder sentirse bien consigo mismo, la publicidad que invita a consumir, nunca le dirá que lo mas importante es la vida espiritual, no las cosas materiales e innecesarias de este mundo.
 
En la misma espiritualidad se ve este consumismo, las personas van de iglesia en iglesia buscando lo que les ofrecen los Pastores falsos a través de la publicidad, cada uno de ellos de manera muy hábil les dirá que su iglesia es la verdadera, y que no se debe de creer en las demás, es tan lucrativo el negocio de la espiritualidad, que cada uno de los creyentes cristianos protestantes, quisiera tener su propia iglesia, son millones de personas en el mundo que cayeron en la trampa mortal del consumismo espiritual, vender el nombre de Jesús es muy lucrativo para esta especie maligna e infernal.
 
Hay consumismo en modas, cosméticos, crujías estéticas, pornogría, licor, drogas, televisión, internet, viajes de placer, joyas, lujos, libros, música, cine, fútbol, comida chatarra, por todas partes existe el consumismo, todas las personas de este mundo sin excepción hemos sido consumistas, satanás es el comerciante más astuto del planeta tierra, la modalidad del comprar y el vender desaparecerá, se regresará a la modalidad antigua del trueque, para este gobierno celestial en la tierra, la humanidad no está preparada, muchos se asfixiarán y morirán en vida por que habrán perdido todo lo que tienen, y no sabían vivir con lo poco desde su espíritu que es lo que les garantizaba su salvación, incluso los primeros que experimentarán su extinción son los líderes espirituales que engañaron a sus creyentes, tan sólo por conseguir grandes riquezas y muchas comodidades, mientras sus creyentes en su mayoría, eran personas muy pobres, sencillas y humildes.
 
La gran mayoría de los productos, se fabrican, no con la intención de satisfacer las necesidades más básicas de las personas, se fabrican con el objetivo de que quienes las inventan puedan conseguir inmensas riquezas, para estos codiciosos su prioridad son sus propios intereses, no importando cuanto daño le está ocasionando al planeta tierra y a la humanidad, por que al producir estos productos, se están contaminando las aguas de los ríos y los mares, se está contaminando el aíre, se están talando árboles, es un hecho, y es más que evidente, que este mundo mal llamado civilizado, no fue creado por Dios.
 
Los grandes comerciantes, hicieron del consumismo un estilo de vida, ya se trata es de supervivencia, si no se vive a la moda, y si no se tiene lo de última generación, hace que las personas se sientan mal, o que se sientan menos que los demás, ellos de manera constante, están inventando nuevas necesidades para la raza humana, lo creado por Dios de manera natural no tiene valor alguno, los asuntos espirituales no son de moda, no sirven para nada, este mundo pagano y consumista, pronto pagará la ingratitud que tuvo para con su creador, este mundo lo sedujo, y le hará perder su vida y su alma muy pronto, si no opta por el arrepentimiento y la conversión.
 
Se gasta mucho más dinero en publicidad, que en alimentos para las personas que se están muriendo de hambre al rededor del mundo, se gasta más dinero en publicidad que en educación, en escuelas, en centros de salud, es más importante gastar grandes cantidades de dinero en una cirugía estética, en un carro último modelo, en la ropa de moda, que invertir muy poco dinero, para saciarle el hambre a una familia muy pobre y desplazada que nada tiene que comer.  
 
La enfermedad mental del consumismo la sufrimos todos por igual, para el consumismo no hay edad, la sufren por igual los jóvenes, que los adultos, los más niños, hasta los de la tercera edad, tanto hombres, como mujeres, todos por igual permitimos que se nos manipule a su antojo a través de la publicidad, nos hicieron sus esclavos, no somos más que títeres de esta sociedad, no existe el llamado libre albedrío, ellos son los que deciden que programas son los que debemos de ver, que ropa debemos ponernos,  a donde debemos viajar, o en que Dios es que debemos creer, todo lo de este mundo está basado en el consumismo, si este no existiera, no se hablaría de capitalismo, de finanzas o de economía.
 
En el fin de los tiempos apareció la tan famosa globalización  a la cabeza de China, quien salió del closet,  que hizo que los pequeños comerciantes o las personas del campo entrarán en la quiebra, fabricando productos de mala calidad y a muy bajo precio, sin ningún tipo de control ambiental por parte de los gobernantes de las demás naciones, nuestros impulsos consumistas, colaboran con los grandes empresarios de china y de otros países, para que mantengan como esclavos a sus habitantes, desde los más pequeñitos, hasta los más adultos, trabajando largas jornadas, y recibiendo salarios tan bajos que da vergüenza.
 
Todos por igual hemos ayudado a destruir este planeta, todos somos culpables de la desaparición de grandes extensiones de selvas, del calentamiento global, de la contaminación, de la extinción de vida marítima y terrestre, todo somos consumistas, y el consumismo fue quien agotó los distintos recursos naturales, todo por servirle a este mundo, y no acatar los mandamientos divinos del Creador.
 
La raza humana decretó su propia extinción, las consecuencias del consumismo fueron inevitables, cuando vieron que se les estaba saliendo de las manos el asunto del medio ambiente, se vieron la necesidad de extinguir a la tercera parte de la humanidad, saben muy bien, que si se sigue a este ritmo, dentro de 20 o 30 años, no tendrán planeta en donde vivir ni siquiera esta plaga maldita, llamada la élite mundial, a esto se le llama, el nuevo orden mundial, o el gobierno de la bestia 666, lo que están revelando los dos testigos del apocalipsis 11, es muy cierto y real, no le sirvan más a este mundo, guarden un poco de alimentos no perecederos, en lugar de continuar derrochando el dinero que les va a hacer falta muy pronto.
 
Se puede llevar una vida muy sencilla, buena y sana, sin necesidad de acudir al consumismo mental, el consumismo nos hace querer, producir, consumir y luego desechar, este es el circulo mental del consumidor.
 
El consumismo es el culpable que de la manera más salvaje, se asesinen inmensas ballenas y en gran cantidad, tan solo para cortarle las aletas que son consumidas por los glotones de élite a un precio muy alto, estos malvados tendrán que pagar sus fechorías, estos animales merecen la misma libertad que la de la raza humana "inhumana", también está el consumidor de carne humana, si existe la trata humana, es por que existen consumidores depravados que compran esta clase de mercancía, este mundo ya no aguanta más tanta maldad, la irá de Dios no se hará esperar.
 
Comemos con mucho apetito la carne de res, cerdo o la carne de pollo, y pasamos por alto la manera tan cruel en que mantienen a estos animales inocentes, los crían en las condiciones más desastrosas, en las peores condiciones, con espacio tan reducido, apenas para sobrevivir, si no tomamos conciencia de esta situación, es por que de manera definitiva, somos peores que los animales, ellos nos enseñan mucho más de amor, estos animales también sienten dolor, ellos también sufren, no basta en que nacieron para ser sacrificados, encima, los hacen sufrir de la manera más desconsiderada, ese dolor en que mueren, lo consumimos en platos muy exquisitos, de ahí la manera violenta en que vive el hombre sobre la tierra.
 
Compremos tan solo lo que necesitemos, se acabaron los tiempos del derroche y el consumismo, tratemos de vivir con mucha sencillez y humildad si queremos sobrevivir, los que mucho tienen, nada tendrán, compremos productos, en donde no esté de por medio la destrucción del planeta, el sufrimiento o la explotación de otros seres humanos, o el dolor y sufrimiento animal, los consumidores somos culpables de que se mantengan como esclavos pagandoles muy bajos salarios, a millones de obreros, trabajadores y campesinos en el mundo, la explotación humana es gracias a que existen consumidores, dispuestos a comprar los productos que laboran estos seres llamados seres del común.
 
               

Aportes:

 

                         rubendarisaristi@hotmail.com

 

                                El Espíritu Rubén López.

                                 El Profeta del Altísimo

                                    Armenia Quindío.

                                Colombia Sur América.

 

                        Los números del fin del mundo.

                        Gematría: 27 letras 27 números.

 

            Rubén López: Sangre descendencia de Yeshua.

 

           La Roca de la Creación: La Roca de La Salvación.

 

                                     2 Samuel 22:32

 Pues ¿Quien es Dios, fuera del Señor? ¿Y quien es Roca, sino sólo                                        nuestro Dios?

 

El Santo Grial: Yeshua El Verdadero Jesús: Sobre esta Roca Edificaré                                           mi Iglesia.