La palabra Creadora de Dios.

La Biblia: La palabra de Dios.
 
Hebreos 4:12
Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.


Todo hombre sobre la tierra a escuchado frases tales como: El poder de la palabra, la palabra sagrada de Dios o la palabra del hombre, estas palabras no son otra cosa que los pensamientos manifestados o convertidos en sonidos audibles, las palabras a la vez son números debido a que a cada una de las letras de las distintas palabras le corresponde un número, con las palabras se pueden transmitir todo tipo de conocimiento, como también se puede mentir, engañar o manipular, con este tipo de palabras alteradas también han comercializado el nombre de Jesús y muchos líderes políticos han llegado ha adquirir grandes riquezas y mucho poder.
 
En todos los tiempos la palabra ha sido utilizada para bendecir o para maldecir, y ha sido usada para llevar a cabo rituales o liturgias, para educar como también para programar las mentes de los seres humanos, sin el lenguaje hablado no existiría ningún tipo de magia, ni existiría lo que llamamos creación, en los rituales paganos hacen uso de la palabra para que se manifiesten las huestes oscuras y perversas de maldad.
 
El mismo Platón conocía mucho sobre el poder de la palabra relacionada a los números, este hacía referencia a la Gematría cuando decía que la fuerza esencial del nombre de las cosas se encontraba en su valor numérico correspondiente, por lo tanto al nombrar una entidad sobrenatural sea esta buena o mala por su nombre, este escucharía y haría su presencia, de ahí la importancia de los mantras para los tibetanos y otras culturas y creencias, al recitar un mantra tan corto pero poderoso como el OM, están enviando son frecuencias numéricas muy especificas cuando se extienden en la letra M, los mismos católicos tienen sus propios mantras a los cuales llaman oraciones, las cuales son repetidas determinadas veces para que surtan el efecto deseado.
 
Antes de hablar sobre el poder de la palabra en la Creación según el libro del Génesis, debo decir que esta palabra también ha sido muy relevante en otras culturas cuando se trata de a crear, por ejemplo en el Popol Vuh, libro sagrado de los Mayas, Tepeu y Gucumaz juntaron sus pensamientos y sus palabras y meditaban que cuando amaneciera debía de aparecer el hombre y hablaron enseguida, de la misma forma fueron creados los venados y las aves.
 
En un texto Egipcio muy antiguo dice: El corazón y la lengua tienen poder sobre los demás miembros, debido a que uno está en el cuerpo, y el otro en la boca de los dioses, de todos los hombres, de todos los animales, de todo lo que tiene vida, el uno concibiendo, el otro decretando lo que se quiere, de esta manera se crea todo trabajo y todo arte, la actividad de las manos, el andar de las piernas, el funcionamiento de todos los miembros, según el orden concebido por el corazón y expresado por la lengua y que se ejecuta o se manifiesta en todas las cosas.
 
Una palabra malintencionada o hiriente (lengua viperina) puede destruir la vida de cualquier persona, al igual que unas palabras de aliento, amor y esperanza le pueden dar fortaleza y la pueden transformar, la palabra viene de la lengua de ahí el termino lenguaje 
 
En la biblia podemos leer en Santiago 3:
 
Si alguno no ofende con palabra, este es varón perfecto, también capáz de refrenar todo su cuerpo, he aquí que le ponen freno en la boca de los caballos para que les obedezcan, y así pueden dirigir todo su cuerpo. (El hombre que sabe dominar su lengua puede también controlar todo su cuerpo)
 
Mirad también las naves; aunque son muy grandes, y llevadas por impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde el que el que lo conduce quiere, así también la lengua es un miembro muy pequeño, pero se jacta de grandes cosas, este pequeño fuego llamado lengua, puede encender un gran bosque.
 
La lengua es un fuego, un mundo de maldad, la lengua está puesta entre sus miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.
 
Toda naturaleza de bestias, de aves, de serpientes y de seres del mar, se pueden domar y han sido domados por naturaleza humana, pero ningún hombre puede domar su lengua que es un mal que no puede ser refrenado, está llana de veneno mortal. (chismes, mentiras, calumnias, injurias, engaños, manipulaciones)
 
Con esta misma lengua bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios, de una misma boca procede la bendición y la maldición, esto no debe de suceder así: ¿acaso alguna fuente echa por la misma abertura agua dulce y amarga? ¿El mar puede dar agua salada y dulce?
 
Con las palabras que vienen a través de la lengua los hombres mienten para ocultar la verdad venida de los cielos, la sabiduría que desciende de los cielos es pura, amable, benigna y produce buenos frutos, pero esta palabra divina es alterada y cambiada a conveniencia en la tierra.
 
La lengua o la palabra debe de ser domada si se desea la salvación, en proverbios podemos leer:
 
El que mucho habla, mucho yerra; callar a tiempo es de sabios.
El imprudente habla mal de los demás; el prudente guarda silencio.
Cada uno recoge el fruto de lo que dice y recibe pago de lo que hace.
Hay quienes hieren con sus palabras, pero hablan los sabios y dan alivio.
Cuidar las palabras es cuidarse a uno mismo; el que habla mucho se arruina solo.
De todo esfuerzo se saca provecho; del mucho hablar, solo miseria.
La respuesta amable calma el enojo; la respuesta violenta lo excita más.
La lengua amable es un árbol de vida; la lengua perversa hace daño al espíritu.
Qué grato es hallar la respuesta apropiada, y aún más cuando es oportuna.
El hombre justo piensa antes lo que ha de responder, pero el malvado lanza maldad por la boca.
Al que piensa sabiamente, se le llama inteligente; las palabras amables convencen mejor.
El que piensa con sabiduría, se sabe expresar a través de sus palabras, estas convencen mejor.
Es de sabios hablar poco; y de inteligentes mantener la calma, es de ociosos el hablar mucho.
Hasta el necio pasa por sabio e inteligente cuando se calla y guarda silencio.
Cada uno comerá hasta el cansancio del fruto de sus palabras.
La vida y la muerte dependen de la lengua; los que hablan mucho sufrirán las consecuencias.
El que tiene cuidado de lo que dice nunca se mete en aprietos.
 
Lo que sucede en la mente afecta la lengua, afecta al alma y afecta al espíritu, afecta al cuerpo y también afecta al corazón, al igual que puede afectar a otras personas, quien no sabe controlar su lengua se convierte en una entidad muy peligrosa, de su lengua mana veneno, la lengua en la biblia es comparada con:
 
fuego, iniquidad, una bestia que debe ser domada, una fuente de agua dulce y amarga, el árbol que produce fruto bueno o malo, un mal rebelde, veneno mortal, una navaja afilada, una serpiente venenosa y un hoyo profundo.
 
La biblia dice que la lengua o la palabra es muy poderosa debido al efecto que puede producir en los demás, la lengua puede edificar o destruir, puede producir vida o causar la muerte, la vida y la muerte están en poder de la lengua, cuando se está separado de Dios, Satanás y sus demonios son los que controlan su lengua.
 
Mateo15:18
Lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre, porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias, estas cosas son las que contaminan al hombre.
 
Lucas 6:45
El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro saca lo malo, porque de la abundancia del corazón habla la boca.
 
Las palabras llenas de codicia son las causantes de todas las injusticias:
 
Hebreos 13:5
Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora, pues Dios dijo: No te desampararé ni te dejaré.
 
Palabras ociosas:
 
Mateo 12:36
Yo te digo que toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.
 
Judas 10
Estos blasfeman con sus palabras de cosas que no conocen.
 
Palabras aduladoras:
 
Colosenses 2:4
Que nadie os engañe con palabras persuasivas.
 
Judas 16
Estos son murmuradores, quejumbrosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho.
 
2 Pedro 2:18
Hablan palabras infladas y vanas, seducen con pasiones de la carne y vicios.
 
Salmos 12:2
Hablan mentira cada cual con su prójimo.
 
Salmos 17:10
Con su boca hablan de manera altanera y arrogante.
 
Salmos 94:4
¿Hasta cuando pronunciarán y hablarán cosas duras, se vanaglorian con sus palabras los que hacen todo tipo de maldad.
 
Romanos 3:14
Su boca está llena de maldición y de amargura.
 
Palabras mentirosas y de calumnia:
 
Salmos 58:3  Salmos 31:18 Salmos 50:20
Se apartaron los impíos desde la matriz, se descarriaron hablando mentira desde que nacieron.  Enmudezcan los labios mentirosos, que hablan contra el justo cosas duras con soberbia y menosprecio. Hablas contra tu hermano; contra el hijo de tu madre pones infamia. Profieres palabras malignas.
 
Salmos 15:3
El que no calumnia con sus palabras o su lengua, no hace mal a su prójimo ni admite reproche alguno contra su vecino.
 
 
Palabras llenas de chisme:
 
Proverbios 16:28     11:13
Los hombres perversos promueven con sus palabras contiendas, los chismosos separan a los mejores amigos.   El que anda con chismes revela secretos; el de espíritu fiel los guarda íntegros.
 
Las palabras de los necios y contenciosos:
 
Proverbios 26:4   18:6
Las palabras necias provocan división, nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él, los labios del necio provocan contienda.
 
Otras clases de palabras:
 
Proverbios 6:19
El testigo falso que dice mentiras, y el que siembra discordias entre hermanos.
 
Proverbios 4:24
Aparta de ti la perversidad de la boca, aleja de ti la iniquidad de los labios.
 
Salmos 52:4  50:19
Has amado toda palabra perversa de engañosa lengua.  Tu boca metías en mal, y tu lengua componía engaño.
 
Colosenses 3:8
Dejad ya mismo estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.
 
Salmos 120:3
¿Que te dará o que te aprovechará, lengua mentirosa y engañosa?
 
La lengua debe de ser controlada para que esta solo produzca buen fruto delante de Dios, la palabra poderosa que nos conduce a la salvación:
 
Romanos 10:9-10
Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y Crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás Salvo, porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.
 
Cada persona es responsable de lo que sale de su boca, se decreta de esta manera a través de las palabras para la perdición o la salvación, la lengua es un arma de dos filos, sirve para hacer el bien o para hacer el mal.
 
Mateo 12:36-37
Pero yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio, pues por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.
 
Lucas 19:22
Él le dijo: Mal ciervo, por tu boca te juzgo.
 
Filipenses 1:27    1 Timoteo 4:12
Solo os ruego que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo.
Ninguno tenga por poco su juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.
 
Proverbios 10:19
En las muchas palabras no falta el pecado; el que refrena sus labios es prudente.
 
Mateo 5:37
Sea vuestro hablar:  "Sí, sí"  0  "No, no" porque lo que es más de esto, de mal procede.
 
Santiago 1:19
Mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse.
 
Proverbios 30:32   17:28
Si de manera necia te has enaltecido y te has propuesto hacer el mal, ponte la mano sobre la boca.    El corazón del justo piensa antes de responder; la boca de los malvados derrama maldad.
 
Con la palabra se puede vencer a Satanás:
 
Apocalipsis 12:11
Ellos han vencido por medio de la sangre de Cristo y de la palabra del testimonio de ellos.
 
Pedro 1:3
El que quiere amar la vida y ver días buenos, refrene su lengua de mal y sus labios no hablen engaño, a nadie difamen.
 
Santiago 4:11-12
No murmuréis los unos a los otros, uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y condenar; pero tú, ¿quién eres para juzgar a otro?
 
Colosenses 3:8
Ahora mismo dejad las palabras deshonestas de tu boca.
 
Efecios 4:29
Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación.
 
Salmo 50:23
Dije: Atenderé a mis caminos para no pecar con mi lengua; guardaré mi boca con freno en tanto que el impío esté delante de mí.
 
Salmo 50:23
El que ofrece sacrificios de alabanza me honrará, y al que ordene su camino, le mostraré la Salvación de Dios.
 
Éxodo 20:7
No tomarás el nombre de Dios en vano, porque no dará por inocente Dios al que tome su nombre en vano.
 
Hay de aquellos falsos Pastores que con sus palabras maquilladas están comercializando con el nombre de Dios, están tomando su nombre en vano.
 
Éxodo 20:16
No dirás contra ti prójimo falso testimonio.
 
Las palabras de Jesús y de los profetas daban testimonio del verdadero Dios, Padre y Creador, Jesús hablaba con autoridad:
 
Marcos 1:22
Se admiraban de su doctrina, porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.
 
1 Pedro 2:22-23
Jesús no cometió pecado ni se halló engaño en su boca, cuando lo maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino que encomendaba la causa al que juzga con justicia justa.
 
La lengua debe de ser usada para tan solo el bien:
 
Proverbios 31:26
Abre tu boca con Sabiduría y la ley de la clemencia está en su lengua.
 
Salmos 49:3
Mi boca hablará Sabiduría, y el pensamiento de mi corazón inteligencia.
 
Salmos 71:15   71:24    119:172   119:13
Mi boca pronunciará tu justicia y tus hechos de salvación todo el día.
Mi lengua hablará también de tu justicia todo el día.
Hablará mi lengua tus dichos, porque tus mandamientos son justicia.
Con mis labios he contado todos los juicios de tu boca.
 
Salmos 119:46    145:11  145:21   149:6   89:11
Hablaré de tus testimonios delante de los reyes y no me avergonzaré.
La gloria de tu Reino digan y hablen de tu poder.
La alabanza de Dios proclamará mi boca ¡todos bendigan su santo nombre de manera eterna y para siempre.
Exalten a Dios con sus gargantas y con espadas de dos filos en sus manos.
Las misericordias de Dios cantaré de manera perpetua; de generación en generación haré notoria tu fidelidad con mi boca.
 
Salmos 109:30    63:3   66:17    71:8   71:23  34:1
Yo alabaré a Dios en gran manera con  mi boca; en medio de la muchedumbre lo alabaré.
Porque mejor es tu misericordia que la vida, mis labios te alabarán.
Como de médula y de grosura será saciada mi alma, y con labios de júbilo te alabará mi boca.
A Él clamé con mi boca y fue exaltado con mi lengua.
Sea llena mi boca de tu alabanza, de tu gloria todo el día.
Mis labios se alegrarán cuando cante para ti, y mi alma, la cual redimiste.
Bendeciré a Dios en todo tiempo; su alabanza estará de continuo en mi boca.
 
La palabra está llena de poder para bien o para mal como nos hemos podido dar cuentas en las citas bíblicas anteriores, otras muchas culturas conocían esta gran verdad, la narración de la creación es contada de distintas maneras según sea la creencia o filosofía, sea esta pagana o cristiana, y la palabra es quien crea la realidad que conocemos, en un papiro del siglo tercero antes de Cristo que narra la creación dice:  El Maestro de todas las cosas dijo después de su formación: Yo soy quien fue formado por Khepri, numerosas son las formas que han procedido de mi boca.
 
En el libro del Génesis en donde se narra la creación según el Cristianismo, el islamismo y el judaísmo, es la palabra de Dios quien crea todas las cosas, en el nuevo testamento se ratifica esta afirmación:
 
Juan 1:1-4
El Verbo fue hecho carne:
En el principio era el verbo, y el verbo era con Dios, y el verbo era Dios.
(En el principio era la palabra, y la palabra esra con Dios, y la palabra era Dios)
Este era en el principio con Dios.
(La palabra era en el principio con Dios)
Todas las cosas por Él fueron hechas, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.
En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
 
Todo lo creado se sostiene gracias a la palabra de Dios el Creador.
 
El misterio de la encarnación, Jesús Dios encarnado gracias a la palabra del Padre:
 
Juan 1:14
Y el verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria como el unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.
 
1 Juan 1:1
Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y lo que han palpado nuestras manos, acerca del Verbo de la vida. (Jesús es el verbo de la vida, es la misma palabra viva de Dios)
 
Apocalipsis 19:3
Y está vestido de un manto empapado de sangre, y su nombre es: El Verbo de Dios.
 
 
La palabra que confiesa con su boca la verdad celestial:
 
1 Juan 4:2
En esto conocéis el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa con su boca que Jesucristo ha venido en carne es de Dios.
 
La palabra de los anticristo:
Pues muchos engañadores han salido al mundo que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne, ese es el engañador y es el anticristo.
 
En todas las culturas, creencias y filosofías, la palabra es creadora, el mismo lenguaje es generador de vida y muerte, de principio y fin, el lenguaje o las palabras son letras y las letras son números, la palabra creadora son números, todo lo creado es número, el lenguaje es más importante de lo que parece a simple vista, este lenguaje era único antes del episodio de la torre de Babel, en donde luego fueron confundidos los hombres debido a la aparición de varias lenguas o lenguajes.
 
Ahora podemos ver de que manera Dios crea el Universo a través de su palabra, con su palabra creó a los cielos y a la tierra, y a toda la materia incluyendo a la raza humana:
 
Génesis 1:
 
En el principio creó Dios los cielos y la tierra:
 
Y dijo Dios; sea la luz; y la luz fue hecha.
 
Dios dijo: haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas, llamó Dios a la expansión cielos, y así fue hecho.
 
Dios dijo: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco, y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas las llamó mares, y así fue hecho.
 
Dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra, y así fue hecho.
 
Dios dijo: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar la tierra, hizo también las estrellas, y así fue hecho.
 
Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos, y así fue hecho.
 
Dios dijo: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie, y así fue hecho.
 
Dios dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
 
Y Creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo Creó; varón y hembra los Creó.
 
Y Luego Dios dijo después de bendecirlos con su palabra: fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla.
 
De esta manera Dios creó al Universo a través de su palabra.
 
La palabra de Dios es revelada a los profetas y estos se la transmiten a la humanidad bien sea de manera oral o de manera escrita, de ahí que se hable de la palabra de Dios en los escritos bíblicos, lo que se decreta con la boca es un arma de dos filos, una palabra lanzada es eficaz tanto para hacer el bien como para hacer el mal, con ella se atrae la salvación o la perdición, los hombres codiciosos la utilizan para atraer riquezas, belleza y poder, en lugar de utilizarla para alabar al Creador.
 
En el nuevo testamento se tiene la palabra viva de Jesús, en la mayoría de sus enseñanzas sus discípulos dejaron registrado de manera escrita muchas veces esta palabra Sagrada cuando leemos: Jesús dijo ..... Como también encontramos registradas las últimas siete palabras dichas por Cristo Jesús en la Cruz.
 
La palabra es el mismo Dios es el mismo Jesús, En el principio era el Verbo, luego viene el verbo encarnado que es Jesús en la tierra, está próxima la segunda encarnación de la palabra de Dios y a este evento se le conoce como la segunda venida de Jesús.
 
Jesús es la misma expresión o manifestación del pensamiento de Dios, la palabra edifica o destruye:
 
Hechos 11:14-18
Él te hablará palabras por las cuales serás salvo tú, y toda tu casa, y cuando comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio.
Entonces me acordé cuando Jesús dijo con sus palabras: Juan de verdad bautizó en agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.
Entonces escuchadas estas cosas, callaron, y glorificaron a Dios, diciendo: ¡De manera que también a los gentiles ha dado Diosa arrepentimiento para vida!
 
1 Tesalonicenses 2:1
Por esto también nosotros sin cesar damos gracias a Dios de que cuando recibisteis la palabra de Dios, que oísteis de nosotros la aceptasteis no como la palabra de hombres, sino como lo que de verdad es la palabra de Dios, la cual también hace su obra en vosotros los que creéis. 
 
Quienes obedecen a la palabra de Dios y quienes la rechazan, la voz de Dios son sus propias palabras:
 
Hebreo 1:12
Y todo el remanente del pueblo, obedecieron la voz del Señor su Dios y las palabras del profeta Hageo, como el Señor su Dios le había mandado, y temió el pueblo delante del Señor.
 
Mateo 10:20
Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.
 
Romanos 1:8
Todo el mundo habla de vuestra Fe.
 
Romanos 10:17
Así que la Fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo.
 
Hebreos 4:2
Porque en verdad, a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva, como también a ellos; pero la palabra que ellos oyeron no les aprovechó por no ir acompañada por la Fe en los que la oyeron.
 
Hebreos 4:12
Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.
 
Jeremías 44:16
En cuanto al mensaje que nos has hablado en el nombre del Señor, no vamos a escucharte.
 
Hechos 2:41
Entonces los que habían recibido su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil almas.
 
Hechos 10:33
Todos nosotros estamos aquí presentes delante de Dios, para escuchar todo lo que el Señor te ha mandado.
 
Meditar la palabra de Dios.
 
Hechos 17:11
Recibieron la palabra con toda la atención, escudriñando las escrituras, para ver si estas cosas eran así.
 
2 pedro 3:2
Para que recordéis las palabras dichas de antemano por los santos profetas, y el mandamiento del Señor y Salvador declarado por vuestros apóstoles.
 
Jeremías 23:28-29
El Profeta que tenga un sueño, que cuente su sueño, pero el que tenga mi palabra, que hable mi palabra con fidelidad, declara el Señor.
 
Lucas 5:1
Y aconteció que mientras la multitud se agolpaba sobre El para oír la palabra de Dios, estando Jesús junto al lago de Genesaret.
 
Lucas 8:11
La parábola es esta: La semilla es la palabra de Dios.
 
Lucas 11:28
El dijo: dichosos los que oyen la palabra de Dios y la guardan.
 
Hechos 13:44
El siguiente día de reposo casi toda la ciudad se reunió para oír la palabra del Señor.
 
1 Pedro 1:25
Mas la palabra del Señor permanece para siempre, y esta es la palabra que os fue predicada.
 
1 Tesalonicenses 1:5
Nuestro evangelio no vino a vosotros solo en palabras, sino también en poder y en el Espíritu Santo, y con plena convicción.
 
Juan 15:3
Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado.
 
Juan 17:17
Santíficalos en la verdad, tu palabra es verdad.
 
Santiago 1:18
En el ejercicio de su voluntad, El nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que fuéramos las primicias de sus criaturas. 
 
1 Pedro 1:23
Pues habéis nacido de nuevo, no de simiente corruptible, sino de una que es incorruptible, es decir, mediante la palabra de Dios que vive y permanece.
 
1 pedro 2:2
Desead como los niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcáis para la salvación.
De la misma manera en que Dios crea a través de su palabra, su palabra profética se cumplirá al pie de la letra, Dios no es hombre como para mentir:


Jesús anunció con sus propias palabras la destrucción del templo:


Mateo 24:1
Jesús le dijo a sus discípulos:
¿Ven ustedes todo esto? Pues les aseguro que aquí no va a quedar ni una piedra sobre otra, todo será destruido.


Jesús anuncia el fin del mundo con sus propias palabras:


Mateo 24:13
Jesús les dijo: El que siga firma hasta el fin se salvará, y esta buena noticia del reino será anunciada en todo el mundo, para que todas las naciones la conozcan; entonces vendrá el fin.


Jesús con sus palabras anuncia su pronto regreso, anunció la aparición de la bestia 666, anunció el nuevo Reino, las palabras proféticas del libro del Apocalipsis pronto comenzarán a cumplirse. 


El mensaje de la palabra de Dios de manera escrita también se conoce como Logos, otra palabra griega utilizada es Rhema, refiriéndose a palabras habladas o escritas provenientes de Dios.


Jesús cuando fue tentado por Satanás ofreciéndole este mundo este le contestó:
El hombre no vive sólo de Pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. (Mateo 4:4)


Dios nos habla a través de sus palabras, de su creación, a través de los profetas, a través del Espíritu Santo, a través de ángeles, señales, prodigios, milagros, y lo más importante nos habla a través de Cristo nuestro Señor y Salvador.


Jesús en la tierra: la palabra de Dios hecha carne.


Jesús es la palabra de Dios.

Aportes:

 

                         rubendarisaristi@hotmail.com

 

                                El Espíritu Rubén López.

                                 El Profeta del Altísimo

                                    Armenia Quindío.

                                Colombia Sur América.

 

                        Los números del fin del mundo.

                        Gematría: 27 letras 27 números.

 

            Rubén López: Sangre descendencia de Yeshua.

 

           La Roca de la Creación: La Roca de La Salvación.

 

                                     2 Samuel 22:32

 Pues ¿Quien es Dios, fuera del Señor? ¿Y quien es Roca, sino sólo                                        nuestro Dios?

 

El Santo Grial: Yeshua El Verdadero Jesús: Sobre esta Roca Edificaré                                           mi Iglesia.